Asahina Kaede

    Comparte
    avatar
    Kuchiki Yoruhana
    GS Member
    GS Member

    Escorpio

    Cantidad de envíos : 84
    Localización : 1er Escuadrón
    Coins : 2925
    Fecha de inscripción : 20/05/2010
    Reputación : 2

    Asahina Kaede

    Mensaje  Kuchiki Yoruhana el Vie Ago 20, 2010 1:34 am




    Extraños sonidos inundaban el bosque, provenientes de los más pequeños resquicios donde se alojan las criaturas que encuentran su refugio entre las sombras. El tenue brillo de la luna que se reflejaba sobre la densa niebla, era la única fuente de luz disponible en tan alejada región.

    Dos estilizadas siluetas esquivaban los frágiles árboles que rápidamente quedaban atrás, haciendo gala de agilidad y destreza, las sombras parecían fundirse con el paisaje con cada salto al perderse de la vista. La silueta mas pequeña era una joven de aspecto oriental y contextura menuda, cuyo semblante impasible y sereno contrastaba con la vitalidad de sus movimientos; su voz sonó hueca y sin vida, al expresar carente de emociones, tal y como solía hacerlo.

    ― Su nombre.

    Su acompañante por el contrario, era una mujer alta de figura voluptuosa y gesto suficientemente expresivo para notar que parecía ser la poseedora de un carácter irascible y hostil.

    ― Asahina Kaede… ― Respondió de forma áspera.

    Fue todo lo dicho durante el camino… ambas mujeres no eran del tipo que habla demasiado, por considerarlo absolutamente innecesario. Los veloces movimientos a través del bosque pronto las condujeron hasta un lugar donde la espesa vegetación daba un leve descanso, justo ahí la carrera se volvió una pausada caminata entre la niebla, el paisaje resultaba apacible y hermoso para Hazuki Akane, una de las más famosas instructoras de la Academia de Artes Espirituales, y dueña del espíritu de la zampakutou a su lado. Ahora solo restaba esperar…

    Después de muchas conversaciones con el Grupo Supervisor de Desempeño Estudiantil, en las que le habían insistido en la necesidad de que aquel joven que esperaba, recibiera un entrenamiento especial, por fin la estricta maestra había accedido. Aunque manteniendo su típica actitud arrogante pensaba lo de siempre acerca de los nuevos alumnos “solo es uno más…




    Off Rol
    Bienvenido a la Academia ^u^. En ésta primera tarea, por favor narra algún evento en especial que haya hecho a tus maestros pensar que eras un prodigio merecedor de un entrenamiento personalizado. Y después de eso, algo acerca del día antes del primer encuentro con Akane, hasta que llegas al lugar de la cita.





    ~ Art Of Breaking ~

    avatar
    Asahina Kaede

    Cantidad de envíos : 5
    Coins : 2635
    Fecha de inscripción : 17/08/2010
    Reputación : 1

    Re: Asahina Kaede

    Mensaje  Asahina Kaede el Dom Ago 22, 2010 11:34 pm

    Una iluminación de tono cobrizo anunciaba la llegada de la tarde, bañando cada rincón de la sociedad de las almas, desde las mansiones de las familias nobles en el Seireitei hasta las modestas casas que habitaban los espíritus del Rukongai y por supuesto también un sitio un tanto apartado en el cual solamente se pueden ver un conjunto de cráteres bastante grades. Pero algo curioso se puede notar en ellos para quienes pongan un poco de atención, no parece que algo se hubiera estrellado en ese lugar, mas bien es como si la materia que antes ocupaba esos espacios, simplemente hubiera desaparecido.

    En medio de esta zona, hay un cráter mas grande en extensión y prefundidas que los anteriores y es justo ahí que se encuentra la figura de un chico que según los estándares humanos aparenta unos diecisiete años. El joven, de aspecto elegante y con una expresión impasible en el rostro se encuentra de pie en posición de combate con las piernas separadas y los brazos al frente sosteniendo una larga katana de empuñadura negra.

    -Shometsu shi, Yami no Tennou.

    El silencio se rompe con aquellas palabras pronunciadas en un volumen bajo pero no por ello con un tono menos autoritario, poco después, la Zampakutou que hasta entonces sujetaba, se torno completamente de color negro para después adoptar un aspecto mas bien insustancial y perder su forma hasta que finalmente desapareció. El chico separo sus brazos, llevándolos hacia los costados de su cuerpo aun con los puños entrecerrados. Un fenómeno similar al anterior pero en orden inverso se llevo a cabo, cuando dos cúmulos de energía comenzaron a tomar forma hasta finalmente solidificarse, aquella Zampakutou ahora se había vuelto un par de espadas de doble filo que aparecieron en las manos del joven.

    Una vez con ellas, adopto una nueva guardia, adelantando su brazo derecho y colocando la espada en una posición semi inclinada hacia la parte interior y el brazo izquierdo estaba casi pegado al cuerpo interponiendo el arma a la altura del pecho de su portador. Pasaron varios minutos en los que el joven shinigami realizo diversos movimientos y formas, manteniendo en todo momento esa elegancia en cada uno de ellos y haciendo que con la firmeza y agilidad que los ejecutaba se vieran realmente imponentes.

    Se detuvo, recuperando la posición inicial y entonces respiro profundamente para pronunciar un nuevo canto. -Naraku no Soko Hoshoku- Ambas espadas reaccionaron dejando que alrededor de sus hojas se formara un aura oscura cada vez mas intensa. El chico levanto la espada en su mano derecha para realizar un corte descendente, momento en el cual la energía acumulada en el arma de la izquierda se desplazo a una velocidad vertiginosa casi imposible de notar llegando a la espada derecha y uniéndose con la demás en la punta de la hoja.

    Una especie de rayo del color negro más puro salio disparado, pero llevaba una trayectoria demasiado extraña, en lugar de ir en línea recta como se supone debería de hacerlo en este momento, dibujo una especie de parábola estrellándose con el piso y devorando todo a su paso para simplemente desaparecer instantes después.

    Los profundos ojos azules del shinigami se clavaron entonces en el arma, no la inspeccionaba ni nada por el estilo, mas bien parecía algo similar a lo que pasa cuando dos personas se sostienen la mirada fijamente a manera de reto, pero por lo demás, su expresión seguía siendo tan impasible como antes.

    -Aun te niegas a obedecerme… Yami.

    Cuando separo su miada de la espada, esta recobro su forma original apareciendo en su mano derecha tras lo cual simplemente la coloco dentro de la funda que llevaba en el costado izquierdo de su cintura.

    Levanto el rostro al parecer finalmente notando que ya era la hora de regresar al Seireitei, aunque le hubiera gustado continuar con el entrenamiento, por hoy ya era suficiente, lo mejor era descansar un poco ya que el día siguiente sería un tanto especial. Una semana antes, había recibido una notificación del Grupo Supervisor de Desempeño Estudiantil, al parecer los de arriba tomaron la decisión de brindarle un entrenamiento especial el cual estaría en manos de una reconocida instructora. Tomando en cuenta la misión que tenía frente a el, dominar lo más pronto posible el gran poder de Yami, un entrenamiento intensivo era ciertamente algo que le parecía una buena idea.

    Hasta el momento, la instrucción normal que recibía en la academia ya le parecía insuficiente, no había muchas cosas que le supusieran un reto por no decir que ninguna y el ir al mismo ritmo que los demás sin duda solo lo frenaría, de hecho, aquella idea del entrenamiento especial, vino a raíz de las practicas de Zanjutsu en las cuales a pesar de ser alumno del cuarto curso, tenían que ponerlo a entrenar con los de sexto para que por lo menos el combate durara mas de uno o dos movimientos y bueno, ni que decir que la situación en las otras tres disciplinas resultaba ser similar.

    Para cuando el chico cruzaba la puerta norte del Seireitei, la noche ya había llegado, las calles estaban prácticamente vacías a no se por los shinigami que normalmente montaban guardia en ella y que ya se habían acostumbrado a ver al joven volver a esta hora, por ello ya ni siquiera le preguntaban que era lo que hacía por ahí e incluso algunos le saludaban a lo cual Kaede respondía solo con una muy leve reverencia con su cabeza.

    El tema del entrenamiento traía varias cosas a su mente, ya que sin duda si algo le incomodaba un poco era la idea de no poder dominar por completo al espíritu de su Zampakutou a tiempo, ya solo restaban dos años en la academia y después de eso se supone que debería ocupar el puesto que su padre tanto deseaba dentro de uno de los escuadrones, conociendo al cabeza de familia de los Asahina seguramente querría que como mínimo su hijo fuera teniente al graduarse, pero ese puesto trae consigo muchas otras obligaciones, mismas que le quitarían tiempo a sus entrenamientos… ¿sería ese supuesto entrenamiento especial suficiente como para ayudarle a avanzar todo el terreno que necesitaba?, sinceramente lo dudaba, pero intentarlo no haría daño.

    Al entra a la mansión, se encontró de inmediato con una silueta inconfundible, de estatura similar a la del joven pero con una complexión notablemente mas recia y a pesar de que su semblante dejaba ver que no estaba en las mejores condiciones, seguía siendo tan altivo como en sus mejores años, era Asahina Hayato, el padre de Kaede.

    -Buenas noches.

    Su voz no llevaba precisamente u tono paternal, era mas bien como el de un superior que se dirige a uno de sus subordinados, al escucharlo, el joven shinigami de se detuvo frente a el e hizo una reverencia completa.

    -Buenas noches, padre.

    El hombre recorrió con la mirada al chico antes de formular una pregunta.

    -¿Cómo va tu instrucción en la academia?

    Desde que respondió al saludo de su padre, el chico de cabello púrpura había retomado la misma postura digna de la nobleza que solía tener, manteniendo sus ojos fijos en los del hombre.

    -Soy el primero de mi curso en todas las áreas, incluso se me ha asignado una instructora para recibir un curso especial y personalizado, debo encontrarme con ella mañana para empezar con el a la brevedad.

    Se acerco a Kaede colocando una mano sobre su hombro.

    -Bien, no esperaba menos de ti, sabes que a mi me queda poco tiempo y entonces tu serás la cabeza de esta familia, además te corresponde ser aquel que le traiga el honor que merece. Sin agregar más, el hombre se marcho… ese era uno de los pocos encuentros que sus ocupaciones les permitan tener y también uno de los últimos.

    Al día siguiente, el joven se preparo desde muy temprano, la puntualidad era algo que el apreciaba demasiado y por lo tanto se aseguraba de estar siempre a tiempo para sus citas, el lugar del encuentro con la instructora ya se lo habían indicad desde hacia una semana e incluso había tenido la precaución de visitarlo con anterioridad. Se trataba de un bosque en el cual los árboles eran particularmente espesos, dificultando que la luz penetrara entre sus ramas para alcanzar el terreno que bordeaban, en realidad le parecía un tanto familiar… aunque hasta el momento la cantidad de luz en el lugar en donde se encontraba con Yami no Tennou había aumentado muy poco, le daba la impresión de que tenía una apariencia como la de este bosque y dudaba que eso se tratara de una casualidad.

    Mientras se acercaba al pequeño claro, escucho algunos sonidos aparte de los que producían sus pasos al quebrar las hojas secas que se encontraban por todo el lugar, además de que estos venían de una dirección diferente. –Por suerte ella también es puntual. Mormuro en un tono bajo ya que el daba por hecho que se trataba de la persona con quien se habría de encontrar, eso le agradaba ya que lo que menos quería en estos momentos era tratar con una maestra que por fuerte que fuera, resultara irresponsable con aspectos como ese lo que haría al chico dudar de su capacidad para entrenarlo.

    A pesar de que la niebla que había en el lugar resultaba un tanto espesa, no tuvo ningún problema para distinguir la figura de la mujer apenas llego.

    -Hazuki Akane… supongo.

    Pronuncio en tono serio mientras la miraba fijamente sin perder en ningún momento la inmensa serenidad que siempre reflejaba, esa que incluso lo hacía parecer arrogante en todo momento.

    -Mi nombre es Asahina Kaede y parece que a partir de este hoy estaré bajo su tutela, un placer.

    En ese momento dibujo una muy leve aunque sincera sonrisa la cual mitigaba un poco la altivez de su mirar y sus palabras.

    Offrol:

    Spoiler:
    Bien, espero que el orden en que decidí redactarlo no importe, ya que solo coloque el porque decidieron darle una instrucción personal como un tipo de flashback, pero me pareció que quedaba mejor redactado de esa manera, también modifique el color de los dialogos de mi personaje en este post para que no se confundan con los del espiritu de Akane, cualquier cosa que este mal me avisan y la corrijo a la brevedad.
    avatar
    Kuchiki Yoruhana
    GS Member
    GS Member

    Escorpio

    Cantidad de envíos : 84
    Localización : 1er Escuadrón
    Coins : 2925
    Fecha de inscripción : 20/05/2010
    Reputación : 2

    Re: Asahina Kaede

    Mensaje  Kuchiki Yoruhana el Miér Ago 25, 2010 6:39 am


    El fuerte crujir de las hojas bajo los pies, fue su única compañía durante algunos minutos al desaparecer Akumu, mientras se acercaba al pequeño claro donde estaba pactada la cita. Entre los delgados arboles, una silueta empezó a dibujarse a través la niebla, extrañamente su alumno había llegado antes que ella, eso no era usual… Akane era una mujer increíblemente rígida y apegada a los deberes y por ello jamás llegaría tarde a algún lado, pero tal cualidad no era tan común como ella desearía. “¿Uno más?...” resonó en su cabeza.

    Poco a poco, la figura se hizo más nítida al disiparse la niebla que los dividía… su voz sonaba segura, confiada, tranquila… aun más raro… ¿eso era arrogancia?... impensable. Definitivamente en este punto la extrañeza de la shinigami, había alcanzado un nivel que no recordaba haber sentido hacía mucho tiempo, ninguno de sus alumnos había despertado tal sensación… ninguno llegaba con tanto aplomo, los sentimientos más comunes al verla, eran temor, inseguridad, miedo… nada parecido a eso. Ni la leve sonrisa en los labios del joven disipó aquello que le resultó tan irritante, pero ganas tenía esa mujer de golpearlo en ese instante, además se había atrevido a llamarla por su primer nombre, grave error.

    Akane, que no había apartado la vista de los profundos ojos azules del muchacho, respondió la sonrisa con una parecida, pero sin emitir palabra. Apartó la mirada un segundo hacia los arboles que reposaban a su derecha liberando un pesado suspiro, que pretendía calmar el impulso visceral que le pedía responder con un tono aun más golpeado del que ya usaría.

    ― Quisiste decir Hazuki sensei, ¿no es así, Kaede kun?

    Entonces la mujer retomó la marcha, pero esta vez sus pasos fueron mucho más lentos; con total calma caminó en círculo alrededor de su nuevo alumno, observándolo, analizándole, sabía que él era noble y eso podría resolver el misterio de su presencia ahí.

    ― Dime ¿porque creen que ya debes graduarte?... ¿Tu padre ya no desea tener un hijo que sea un simple estudiante, y te hará capitán?... ¿Le gustas a una maestra? ¿cree que la harás una noble?... o ¿en verdad haces algo que nadie más puede?...

    Concluyó al llegar justo frente a él a muy poca distancia, aprovechando que tenían casi la misma estatura, para volver a buscar en su mirada alguna respuesta que sus palabras no revelaran. Tras unos momentos de espera, la mujer giró para alejarse en dirección opuesta.

    ― Deja tu zampakutou en el suelo, ahora. ― Afirmó con tono autoritario.

    La cabeza de Akane giró hacia él levemente, para mirarle con el rabillo del ojo.

    ― Veamos como resuelves problemas, sin necesidad de cortar todo en pedacitos… Encuéntrame, Kaede kun.

    La última sílaba que escapó de sus labios fue arrastrada por el viento, dejando un curioso eco en todo el lugar, producto del abrupto movimiento que había generado el shunpo que la desapareciera de vista. El silbido provocado por las ráfagas deslizándose entre las copas de los árboles, probablemente acrecentó la sensación del soledad en el claro, donde era obvio, ya solo quedaba el futuro shinigami.

    La increíble extensión del bosque, la quietud de la niebla, el silencio sepulcral que invadía el alma y la total ausencia de reiatsu, no daban pista de la posición de la maestra, que sin embargo, aun estaba ahí…

    Terrible inconveniente resultaría para Kaede, que los rumores acerca de que ella tenía un poder de combate parecido a un capitán, fueran ciertos, y eso le permitiera ocultar por completo su reiatsu.



    Off Rol
    Spoiler:

    Nop, no importa el orden, como te parezca correcto para el desarrollo de tu personaje, esta perfecto ^u^. De hecho, toda la historia que manejemos aquí, será a tu gusto… que también será el mío, ya sabes… xDD. Me encantó tu post y el planteamiento del personaje. ^u^

    Nada está mal, ¿como podría estarlo con tan notable gesto de amabilidad, mi querido Kaede?
    Ya pensaba cambiar mis diálogos, para que conservaras el morado, pero muchas gracias. ^u^

    Y bueno, en este post, obviamente parece casi imposible encontrarla sin manipular, aunque si encuentras una forma creativa de hacerlo (y no dudo que puedas) sería excelente, pero si no, no hay problema, ella te encontrará. xD






    ~ Art Of Breaking ~

    avatar
    Asahina Kaede

    Cantidad de envíos : 5
    Coins : 2635
    Fecha de inscripción : 17/08/2010
    Reputación : 1

    Re: Asahina Kaede

    Mensaje  Asahina Kaede el Sáb Sep 04, 2010 12:49 am

    Durante algunos segundos, la mirada del joven shinigami y la de su posible futura instructora se cruzaron, a pesar de que se mantenía tranquilo, no perdió esta oportunidad para analizar a quien se encontraba frente a el, solía hacerlo muy a menudo y por lo general esta primera impresión siempre determinaba que tanto interés podía tener el alguien y en este caso si valdría la pena recibir este entrenamiento especial. Lo que Kaede vio en los ojos de la mujer que se encontraba frente a el le gusto, si bien al principio parecía sorprendida, cosa que ocurría con frecuencia a las personas que conocían al chico debido a esa actitud confiada que mostraba siempre y a muchos les era incomoda o le intimidaba, Hazuki Akane no perdió en ningún momento la compostura y mas importante aun no se amedrento ante un estudiante tan peculiar... lamentablemente se habían dado casos en la Academia en los que esto si ocurría lo que causaba de inmediato la perdida del interés de Kaede en lo que pudieran enseñarle. La sonrisa que ella le devolvió, le pareció un mero tramite pero de cualquier manera no parecía fingida, mas bien podría tomarlo como una especie de reto, un punto más a su favor.

    El chico de cabello morado se quedo esperando paciente las palabras de la maestra las cuales no tardaron mucho en escucharse con total claridad debido al profundo silencio que reinaba en bosque, ante aquella frase no pudo evitar sonreír nuevamente.

    -No... eso no fue lo que quise decir, sin embargo si es que prefiere que le llame de esa manera, no tengo ningún inconveniente, solo que no lo creí necesario ya que no estamos en la academia y tampoco estamos seguros de que al final seamos discípulo e instructora. Hizo una breve pausa tras la cual reanudo el discurso en el mismo tono. Por cierto, ya que tendremos un trato mas formal, preferiría que se refiriera a mi por mi apellido y si no es mucha molestia le agradecería que omitiera el prefijo kun... Asahina san sería mas correcto.

    La inspección que realizo después Hazuki sensei le pareció innecesaria al joven, pero también comprendió que si para el bastaba con la primera impresión, había personas que probablemente necesitaran mas que eso. Mientras el pensaba en esto, la mujer ya se encontraba de nuevo frente a el cuestionandole de una manera que no supo si era de “rutina” o simplemente buscaba incomodarlo o ponerlo a prueba, como fuera, el escucho atentamente hasta que le llego el turno de responder.

    -Creen que ya debo graduarme porque les parece que lo mejor para mi es pulir mis habilidades en la practica después de este entrenamiento especial en lugar de continuar como alumno de la academia.

    Los ojos de la sensei parecían buscar algo en los de Kaede pero el se limito a mantener la mirada de la mujer y continuo hablando.

    -Lo segundo es cierto, mi padre no quiere que su descendiente sea un simple estudiante y quiere que ocupe un puesto importante en el Gotei, sin embargo si con eso piensa que tuvo algo que ver en la decisión del consejo, lamento decepcionarla pero el no sabía de la decisión hasta que yo se lo informe el día de ayer por la tarde. Resultaba mas que obvio que todas las preguntas llevaban la intención de molestarlo o posiblemente de descubrir si simplemente se trataba de un niño mimado que por ser noble gozaba de privilegios, pero al ser las preguntas que estaba a punto de contestar mas absurdas, no pudo evitar utilizar un tono algo sarcástico. La respuesta a la tercer pregunta es no y por lo tanto doy por hecho no es necesario responder a la cuarta... y si, puedo hacer cosas que los demás alumnos de la academia o por lo menos con los que yo me he encontrado no pueden.

    Tras alejarse, finalmente le dio la primera indicación, eso demostraba que el entrenamiento estaba a punto de comenzar, razón por la que no cuestiono para nada dicha orden y de inmediato separo la Zampakutou agachándose para colocarla sobre la hojarasca. Al estar en una posición semi inclinada solo podía ver la silueta de Hazuki sensei de reojo escuchando las instrucciones para su siguiente labor que aran poco complejas.

    La shinigami desapareció dejando tras de si solo el eco de las ultimas palabras que pronuncio.

    -De nuevo Kaede kun ¿eh?.

    El shunpo de Hazuki sensei era bastante complicado de seguir, y definitivamente desapareció de su campo visual, esta tarea simple comenzaba a mostrarse un poco mas compleja y por supuesto mucho más interesante, en realidad no esperaba que fuera sencillo y si hubiera resultado de esa manera, el chico simplemente hubiera abandonado en lugar de tomarse la molestia de buscarla, pero aquella demostración de habilidad le daba un punto mas a favor... todo apuntaba a que en realidad estar bajo su tutela le podía ser de alguna utilidad.

    Cerro los ojos, quedándose durante casi un par de minutos en la misma posición, durante ese tiempo trato de ubicar cualquier sonido que no correspondiera a un sitio tan calmado como este, aunque la inmensa cantidad de follaje que se movía con el leve viento que alcanzaba a colarse entre los árboles no ayudaba mucho, de cualquier manera, tenía una pista, aquel extraño eco que se formo debido al movimiento vertiginoso y la resonancia del lugar hizo que por lo menos la dirección inicial del movimiento de la shinigami fuera más o menos discernible.-Ya que esto será un juego de escondidas, creo que jugarlo en igualdad de condiciones puede hacerlo más interesante.- Después de que aquella idea cruzara por su mente, abrió los ojos y sus labios comenzaron a moverse recitando una invocación.

    La silueta del joven comenzó a hacerse mas difícil de discernir de lo que ya la hacía aquella pesada niebla hasta que finalmente desapareció por completo al tiempo en que su reiatsu también comenzaba a desvanecerse. La dirección en la que iniciaría la búsqueda ya estaba decidida y probablemente en el camino pudiera encontrar algún rastro que le ayudara a cumplir con su objetivo, por lo que finalmente se puso en movimiento haciendo uso de shunpo al igual que hizo ella.

    Al parecer las decisiones que tomó fueron las adecuadas ya que aun cuando llevo un poco de tiempo... mas del que a el le hubiera gustado tardar en realidad, una silueta ajena a la vegetación apareció ante su vista. No sabía si en este momento, ella ya estaba cociente de su presencia en aquel lugar, pero de algo si podía estar seguro, con el carácter que había mostrado hasta el momento la instructora, el hecho de no tener localizado a su estudiante durante la búsqueda le debe de haber resultado molesto a la sensei.

    OFF:

    Spoiler:
    Tecnicas utilizadas:

    Kidoh - Bakudou 26 = Kyokko

    Si algo esta raro con el post, por favor avisenme para corregirlo, en cuanto a la técnica, no coloque la invocación ya que viene como desconocida asi que por eso solo indique que la realizaba pero sin escribir las palabras que la componen.
    avatar
    Kuchiki Yoruhana
    GS Member
    GS Member

    Escorpio

    Cantidad de envíos : 84
    Localización : 1er Escuadrón
    Coins : 2925
    Fecha de inscripción : 20/05/2010
    Reputación : 2

    Re: Asahina Kaede

    Mensaje  Kuchiki Yoruhana el Lun Sep 06, 2010 9:57 pm

    Extrañamente, ésta había sido la única espera agradable para Akane, definitivamente ella odiaba como pocas cosas en el mundo, que alguien tardara en hacer lo que fuera, pero en este caso se trataba de una satisfactoria excepción. Cada minuto transcurrido, cada segundo, significaba que a su nuevo alumno le estaba costando trabajo encontrarla, en quien los niveles de altanería e imprudencia alcanzaban niveles impensables, y definitivamente jamás vistos por la shinigami que estaba muy acostumbrada a intimidar no solo a sus alumnos, si no a casi todo el que la conocía. Aunque en realidad, estos “atributos” no la molestaron personalmente, simplemente definieron el hecho de que él no le agradaba y jamás le agradaría, desde una perspectiva fría y tajante; tal vez aquello fuera bueno para Kaede, ya que aseguraba que Akane lo echaría de ahí lo más rápido posible con tal de no volver a verlo.

    Ella descansaba plácidamente sentada en una rama medianamente alta, cuando notó la presencia… ¿había llegado sin ser detectado?... al menos eso era bueno, molesto pero bueno, y confirmaba sus teorías acerca de él, dudando incluso de que pudiera hacer algo en el mundo que no fuera con el claro afán de molestar, dejando que un leve y trivial pensamiento fuera del tema, cruzara por su mente mientras reflexionaba en la juventud del estudiante, “pobre de su novia…”. Pero no tocaría el tema, así que lo obvió limitándose a abordar uno que le parecía mucho más interesante.

    ― Pero que lento eres Kaede kun. Al menos hemos comprobado que esa no es una de tus habilidades, tendremos que buscar algo para lo que seas bueno.

    A pesar de la seriedad en su rostro, Akane disfrutó enormemente pronunciar aquellas palabras que por lo que había visto, lo enfadarían bastante. De inmediato dejó de prestarle atención volviendo su vista al espeso follaje que se mecía a su alrededor, pero sin dar tiempo a una respuesta, continuó despreocupadamente.

    ― ¿Quiero saber a que le tienes miedo? Y… no te engañes, no es que necesite oírlo de tus labios para saberlo, solo quiero saber si tu lo sabes.

    Aun no había terminado de hablar cuando una especie de gruñido sonó a espaldas del estudiante, justo antes de que una enorme bestia cuadrúpeda saliera de la obscuridad ofrecida entre el denso follaje. De un solo salto, ésta había llegado hasta donde él estuviera parado lanzando las temibles garras al frente, cuyo escaso grosor en la punta, brillo esmaltado que delataba su dureza y largo tamaño, dejaba claro que de alcanzar la piel, arrancaría girones con facilidad y se incrustaría con saña hasta los órganos.

    Al caer, el monstruo de proporciones deformes y piel desagradablemente viva, en brillantes tonos rosados y grises, daba la impresión de haber salido de un cuento de terror dispuesto a devorar cualquier forma de vida que se atravesara en su camino, sin embargo, no se movió… aún esperaba la respuesta.

    Akumu que en esta ocasión exponía su verdadera forma, no se lanzó al ataque como era de esperarse, si no que se limitó a observar a Kaede con detenimiento, como si buscara su mirada… aun cuando los ojos de la zampakutou permanecían sellados bajo la banda negra que envolvía su cráneo incrustada en la piel, mientras le mostraba los dientes sin pretender hacer su apariencia más intimidante de lo que ya era… simplemente, así era ella.

    ― Que sea rápido Kaede kun, haz algo interesante y tal vez considere tenerte bajo mi tutela, y recuerda que si eso no ocurre, lo más probable es que te den de baja de manera deshonrosa de la Academia, piensa bien en que dirá tu padre al respecto. Yo no soy como el resto de tus inútiles maestros que no salen del salón, mi palabra decide tu destino... Hoy no estás en un simple entrenamiento, hoy pelearás por tu vida, y no puedo decir que ansíe que puedas salvarla…

    En ese instante, Akumu se desvaneció absorbida velozmente por una especie de humo denso muy obscuro, que con la misma rapidez se materializó detrás de él lanzándole una furiosa mordida hacia el hombro justo antes de volver a desaparecer y reaparecer a su lado derecho intentando alcanzarlo con sus garras, y de nuevo… y otra vez… hasta que por algún motivo ya no volvió a aparecer… el silencio en el claro era sepulcral y solo se veía interrumpido por el agudo silbido del viento.

    ― Pero juguemos algo más divertido, a la Zampakutou contra el Estudiante Desarmado…

    Expresó sonriente, pues haberlo alejando de su katana, había sido la intención desde el principio.

    ― Anatano Iki Gakaharu…

    No hubo espera… el resultado fue prácticamente instantáneo; de nuevo, la grotesca figura aparentemente formada de un viscoso liquido negro que se derretía, apareció para proporcionar a otro ser… su forma era totalmente diferente, lentamente largas extremidades dieron paso a una silueta mucho más estilizada, estética y humana… dejando que largos mechones de cabello morado flotaran levemente revueltos por el viento nocturno, era una réplica exacta de Kaede, poseedor de sus habilidades, técnicas y fortalezas, incluso… como un toque adicional… Akane había decidido darle su misma inconfundible personalidad…

    Akumu miraba arrogante a su supuesto adversario sin emitir palabra, y desenvainó con decisión.

    ― No te distraigas, si quieres tener una mínima oportunidad de salir con vida. Aunque… yo dudo que eso haga alguna diferencia…

    ― No temas Kaede kun, no habrá ninguna técnica especial de por medio, no soy tan injusta…

    Sin dar tiempo a nada, la réplica se lanzó hacia él lanzando un golpe diagonal con la zampakutou de abajo hacia arriba de izquierda a derecha, tan veloz, que la hoja dejó de ser visible por un instante, mientras ya se ocupaba de cambiar de posición con un ágil salto que lo colocara a su izquierda y casi a la espalda, en donde un siguiente ataque vertical, de arriba abajo, intentaba partirlo en dos. Pero él no había esperado conocer el resultado de aquella ofensiva simple, pues desapareció con un shunpo para colocarse a algunos metros de él, donde justo al ser visible pronunció con decisión aunque sin levantar la voz, conservando su actitud serena y confiada.

    ― Shitotsusansen…

    Con las palabras, un luminoso triangulo apareció frente a él, dejando escapar de sus puntas tres ataduras que se dirigieron a los brazos y piernas de Kaede.

    ― Sōren Shakkahō…

    Después del bakudou cuya función es la de fijar al enemigo a un sitio, dos enormes llamas danzantes se lanzaron hacia él, sin duda, ese tipo de ataques combinados siempre traían “problemas” a sus víctimas, y en este caso no podía ser la excepción.





    Off rol
    Spoiler:

    Técnicas utilizadas:
    » Ataque cuerpo a cuerpo de Akumu
    » Shikai - Anatano Iki Gakaharu あなたの息がかかる (Toma su aliento)
    » Zanjutsu
    » Shitotsusansen
    » Sōren Shakkahō



    Como siempre, todo bien *ella cree que solo pregunta para que le diga que hace todo bien… >u>….*

    Y respecto a la invocación no hay problema, normalmente con decir el nombre es suficiente, pero siempre se pueden utilizar recursos como el que usaste, donde no se escuchó. ^u^

    Ah! Si, y si notas, un leve… "plagio de dialogo" en este post… xD sip, así fue, no intento encubrirlo. xDD

    Cof, cof, cof y… solo soy una… xD cof, cof, si alguien más opina en este tema le doy un golpe xDD cof, cof





    ~ Art Of Breaking ~

    avatar
    Asahina Kaede

    Cantidad de envíos : 5
    Coins : 2635
    Fecha de inscripción : 17/08/2010
    Reputación : 1

    Re: Asahina Kaede

    Mensaje  Asahina Kaede el Lun Sep 13, 2010 11:36 pm

    Las palabras de Hzuki sensei, sin duda resultaron molestas para el joven a quien no le agradaba para nada que pusieran sus habilidades en tela de juicio, de cualquier manera, el hecho de conseguir encontrarla sin ser detectado ya que el estaba seguro de que así había sido, le ayudo a que so ego no resultara tan gravemente herido por el comentario y por lo tanto no tuvo problemas en mantener la expresión serena de su rostro.

    No tuvo tiempo de replicar, ya que ella continúo de inmediato con el discurso, aunque no por mucho tiempo, ya que la frase fue bruscamente interrumpida por un gruñido y no solo eso, fracciones de segundo después, la criatura que realizara ese sonido, realizo un veloz ataque el cual fue esquivado solo gracias a los buenos reflejos del joven que realizo a tiempo un desplazamiento lateral hacia la derecha y después se movió nuevamente en diagonal hacia la izquierda con un salto largo, durante el cual dio un medio giro para poder quedar de frente a quien al parecer sería su adversario por el momento.

    Su apariencia sin duda podría resultar intimidante, eso era cierto, con esos colmillos totalmente expuestos y las garras extremadamente afiladas que con solo un vistazo era fácil deducir que serían tan afiladas como una buena espada. Durante algunos segundos, aquella figura solamente se quedo ahí, como si observara al chico, quien con total tranquilidad hizo lo mismo.

    Hacía mucho tiempo que el joven no tenía un combate que requiriera de su completa entrega en el cambo de batalla, ¿sería esta ocasión diferente?, en realidad algo dentro de el así lo esperaba, no solo por que de esa manera podría demostrarle a la sensei de lo que era capaz y de una vez por todas terminarían las dudas de porque había sido asignado a su tutela, había otro motivo, solamente si el entrenamiento le exigía utilizar al máximo sus habilidades lograría superase.

    Hazuki sensei fue quien rompió con el temporal silencio, pero aun cuando la escuchaba, no aparto su atención en ningún momento de la criatura, tampoco es que tuviera mucho caso pensar en lo que ella decía, en ningún momento el joven de cabello morado había considerado el fracaso como una opción y no empezaría ahora.

    La calma no duro demasiado, ya que aquella figura se desintegro para posteriormente materializarse a sus espaldas y atacar nuevamente, esta vez evito recibir una mordida en el hombro avanzando rápidamente en línea recta, pero cuando intentaba tener nuevamente a la criatura en su línea de visión, esta apareció desde su costado derecho, esta vez con las garras prestas al ataque, obligándolo nuevamente a saltar ahora hacia la izquierda… los ataques no daban tregua y esa manera tan peculiar de desplazarse lo hacía más complicado. Esta era una prueba interesante para la capacidad de reacción de Kaede, a diferencia de otros oponentes, a este no podía seguirlo y solo hacia notoria su presencia en el mismo momento en que estaba por lanzar un nuevo golpe.

    Ahora entendía a lo que se refería Akane cuando le dijo que quería ver como resolvía las cosas sin cortar todo, esta era la verdadera prueba, no el juego de las escondidas, ya que al no tener su zampakutou con el se veía obligado a esquivar cuando bien podría haber bloqueado algunos de aquellos intentos por herirle e intentar un contraataque. Probablemente no fuera notorio para la mirada de Hazuki sensei, debido a que todo aquel movimiento hacia difícil ver la expresión en el rostro del chico, pero mientras evitaba los golpes, una leve sonrisa se formaba en su rostro, después de todo, en si interior, siempre había disfrutado enfrentarse a oponentes fuertes, en eso se parecía mucho a Yami. Seguro que el arrogante espíritu estaría en estos momentos muy defraudado al ser dejado de lado en esta ocasión después de todo el tiempo que llevaba sin diversión.

    Repentinamente, los ataques cesaron de nuevo, pero las palabras de la sensei unidas a su sonrisa dieron a entender que esa solo había sido la calma antes de la tormenta… -Así que aun hay algo mas interesante que aquello que ha mostrado hasta ahora- fue lo que paso por su mente antes de encontrarse frente a una copia exacta de si mismo.

    La frase que aquella copia dijo, lo llevo a sonreír nuevamente aunque de una manera casi imperceptible.

    -Me has robado las palabras.

    El primer golpe fue un inicio predecible, solo basto moverse hacia atrás para evitar que la hoja de la zampakutou lo cortara así como hizo con el viento que presto resistencia a su veloz movimiento, los ojos de Kaede, permanecieron fijos en aquel “reflejo” suyo, no tuvo problemas para poder aquel movimiento que lo llevo hacia su flanco posterior izquierdo desde donde intento asestar un segundo corte, en esta ocasión, el joven de cabello morado se vio obligado a hacer uso de shunpo para poder hacerse a un lado a tiempo y sacar varios metros de distancia entre el y su contrincante, moviéndose en zigzag por aquella arboleda que les rodeaba.

    Esto no hacía mas que ponerse mejor, en realidad, aquellos movimientos eran los suyos, la posibilidad de combatirte a ti mismo, ver tus fortalezas permitiendo juzgar el avance que has tenido y al mismo tiempo, ser capaz de juzgar las debilidades en tu estilo de combate… aquello no había sido difícil de evadir… ¿la razón?... podría generar muchas teorías, pero quizá la mas acertada de ellas sería que su confianza tan implacable, mal empleada podría llegar a consumirlo… realizar ataques tan simples pudiendo ciertamente recurrir a una estrategia mejor solo por que estaba seguro de que su fuerza y velocidad son superiores y deberían bastar, es cierto, lo había hecho en ocasiones y ese error podría costarle caro.

    Aquellos razonamientos a nivel semi inconciente, fueron interrumpidos por un nuevo ataque, anunciado por el triangulo luminoso que se formo frente a la replica, sin perder en ningún momento la calma, pronuncio en tono firme,

    -Sekienton.

    Al concluir, sucedió una explosión cuyo sonido resulto un tanto mas estruendoso de lo debido a causa del increíble silencio que reinaba en el lugar, una nube de humo se extendió mientras que el se movía a otra posición evitando el bakudou de su oponente, no perdió un solo momento para realizar un ataque, en este momento debía aprovechar que debido a la distancia que ambos pusieron de por medio el hecho de estar desarmado no lo ponía en desventaja.

    -Sōren Shakkahō

    Un par de llamas color carmesí salieron despedidas a toda velocidad en dirección a la replica, pero a mitad del camino se encontraron con otras dos de igual color e intensidad provocando un estallido bastante fuerte que consumió todos los árboles que se pusieron en su camino limpiando un poco el área de combate.

    Mientras todo eso sucedía, el no predio tiempo, era momento de actuar a la ofensiva o de otra manera este encuentro no tendría gracia alguna, para este ataque, haría algo diferente si estaba peleando contra si mismo, debía romper la manera en que normalmente actuaba o sería tan predecible como los primeros cortes de la replica o como lo fue el mismo con el uso de ese hadou.

    Haciendo uso de shunpo desapareció nuevamente colocándose a poca distancia de la copia, en cuanto apareció, solamente se escucho el sonido de su confiada voz.

    -Kozen

    Este a pesar de resultar un bakudou eficaz, era uno que el no solía tener en mente para usarlo, talvez simplemente porque no era su estilo, tal y como había caído en cuenta, estaba acostumbrado a terminar todo rápido gracias a la potencia de sus ataques y por lo tanto no era necesario recurrir a una táctica así, pero era hora de innovar.

    El fuerte destello de luz no se hizo esperar, iluminando momentáneamente aquel sombrío tramo de bosque, pero ahí no terminaba, nuevamente desapareció con un impecable uso de shunpo, tratando de esta manera de no dejar que su adversario escuchara claramente lo que venia a continuación y actuara en consecuencia, después de todo, seguía siendo el, no podía darse el lujo de subestimar tontamente su capacidad, la cual sabía de sobra era mas que buena.

    -¡Desintégrate, perro negro de Rondanini! ¡Mira alrededor tuya con horror y entonces clávate las uñas en tu propia garganta!... Geki

    Aun cuando la anterior intento de cegarlo momentáneamente no hubiera funcionado, esperaba que este bakudou tuviera efecto, después de todo, era raro en el utilizar algo que no fuera una técnica kidoh para causar daño y probablemente la replica no esperaría dos bakudou seguidos.

    La ultima pieza de esta estrategia estaba por ser ejecutada, era sin duda una elección arriesgada, pero si no se arriesgaba, jamás se vencería a si mismo y a lo que venía haciendo hasta ahora.

    -Huesos de bestia esparcidos. Aguja, Joya roja, y Rueda de Acero. Las alas se mueven, el cielo se para. El sonido de las lanzas recorre el viejo castillo. ¡Raikouhou!

    Mientras la onda de tonalidad amarilla viajaba hacia la copia de Kaede, este recupero su postura de guardia, esperando a ver el resultado de todo esto y preparado para seguir con el combate.

    Offrol:

    Spoiler:
    Técnicas utilizadas:

    Kidoh ― Bakudou 21 = Sekienton
    Hadou 61 = Sōren Shakkahō
    Bakudou 33 = Kozen
    Bakudou 9 = Geki
    Hadou 65 = Raikouhou

    Contenido patrocinado

    Re: Asahina Kaede

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Sáb Oct 21, 2017 1:14 pm